Al grano. “No es fácil estar acá”

08 diciembre 2008

No es fácil ser presidente de Oriente”. Toma aire y tras unos segundos vuelve a ser contundente: “En lo deportivo, no ingresar a una Libertadores para un equipo grande indudablemente es un fracaso”. Miguel Ángel Antelo, actual presidente albiverde, no anduvo con vueltas. Dijo que sufre a la par de los hinchas, pero levanta lacabeza y espera la revancha. Este 22 cumplirá un año al mando del club. En el balance de su gestión, reconoció virtudes y defectos y aunque por momentos decayó en lo anímico, agarró fuerzas para trabajar e intentar sacar a su club adelante. “Hay que enmendar errores y fortalecer lo que se hizo bien; ése es el desafío”.

- ¿Cómo es la realidad actual de Oriente Petrolero?
- Lastimosamente, durante años el club estuvo manejado por dos o tres personas lo que impidió un crecimiento institucional, se estaba en un letargo. Yo sabía que no iba a ser fácil cuando decidí entrar en carrera electoral, pero ya estoy acá y tengo una responsabilidad que cumplir con este mandato.
- ¿Estaba consciente del terreno al que se metía?, hablo por todos los cuestionamientos que se le habían hecho a Mario Chávez, el anterior presidente de Oriente.
- La realidad al 100% no la sabía. Se decía que Oriente tenía 42 juicios, problemas graves por el tema de impuestos y otros líos laborales. Esa radiografía, a plenitud, la tuvimos con mi directorio recién cuando asumimos. Eso se agravó porque no encontramos ningún archivo, ni respaldos de documentos en los sistemas computarizados, ¡no había nada! La situación era tan grave que optamos por contratar a una empresa auditora para que reconstruyera la información. A ello se agregó un anuncio en el periódico para que las personas a las que el club les debía se acercaran a un bufete de abogados para buscar una solución. Sumado a eso vinieron las demandas en la FIFA.
- ¿Se podía haber calificado la situación como crítica?
- Sí, realmente fue así. No me lo imaginé jamás. Yo he sido presidente de Oriente del 85 hasta después de los 90 y no encontraba una explicación coherente; no había tranquilidad para poder trabajar.

- ¿Qué hacen?, porque usted sabe que lo deportivo también se les venía. ¿Armaron comisiones para atacar ambos flancos?
- El directorio nuestro asume el 22 de diciembre y ya teníamos la Copa AeroSur para enero. A los jugadores se les debía tres meses de 2007 y la hinchada comenzaba a presionar por las contrataciones. Pagamos esa deuda y comenzamos a firmar los nuevos contratos, con un incremento en sus ingresos a casi el 90% del plantel. Agarramos a Limberg Gutiérrez, a Maraude, a Robson y quizá por la premura del tiempo no se hizo un análisis más amplio, fue quizá por eso que se cometieron errores evidentes.

- ¿En esto se incluye también lo de Marco Etchverry, al que se había apalabrado para ser DT?
- Es que todo tiene su consecuencia. El presidente de la comisión técnica, José Ernesto Álvarez, había hablado con Etcheverry cuando vino de vacaciones y prácticamente teníamos conversaciones muy adelantadas. A Marco le interesaba dirigir a Oriente y nosotros queríamos aprovechar su liderazgo. Hablamos de cifras y estaba prácticamente listo el acuerdo. Rubén Tufiño lo iba a acompañar y como él estaba en el medio, ambos comienzan a diagramar el equipo. Cabe aclarar que nosotros no éramos todavía directivos, pero había que comenzar. Etcheverry vuelve con una cifra ‘x’ a Estados Unidos, para culminar su contrato con el D.C. United. Dejó una lista de nombres y la comisión comenzó a trabajar. Lamentablemente a los pocos días que feneciera el contrato en la MLS, se lo renovaron, le mejoraron sus ingresos y nosotros nada pudimos hacer. Nos pidió un aumento, pero era difícil, porque yo no iba a aceptar algo que después no iba a poder pagar.

- ¿Fue el primer gran escollo?
- Evidentemente, ahí veo el primer gran traspié. Se vino abajo una de las patas del trípode y había que volver a comenzar. Marco se vino a Santa Cruz, nos reunimos hasta altas horas de la noche en procura de una solución que al final no llegó. Hubo algunos socios que quisieron asumir cuestiones personales, pero creo que eso a la larga no tiene solidez. Dedicí que todo quedara ahí, más allá de que habían jugadores apalabrados. Pronto surgió el nombre de Buenaventura Ferreira, averiguamos su actualidad como técnico en Paraguay y decidimos traerlo.

- ¿Fue a la rápida?
- No teníamos opción, y prácticamente el único jugador que trae Buenaventura fue Almirón, y dio el visto bueno por Robson, que se fue tras el Apertura. Fue un primer tropezón porque no hubo tiempo necesario para la planificación, a raíz de todo el tema electoralista.

- Oriente comenzó siendo un ‘aluvión’ en las primeras ocho fechas, hasta que se topó con Universitario y fue goleado (3-0); a partir de ahí vino el declive. ¿Qué originó ese bajón?
- Mire, no sólo fue el Apertura, vámonos un poquito más atrás. Se comenzó bien la AeroSur goleando a Blooming, luego de un trabajo de pretemporada en Buenavista, que aunque no fue lo ideal (14 días), se llegó en 70% al torneo. Además, estaban en condiciones extraordinarias Campos, Aguirre, Limberg Gutiérrez y otros más, que además se motivaron bastante por el hecho de estar punteros. Pero sorpresivamente y todo nuestro mediocampo, lo mejor que teníamos, incluyendo a Rea, Melgar y a Alexandre. No le entendíamos.
- ¿Qué balance se hizo con la comisión técnica?. ¿Hubo actos de indisciplina como se mencionó?
- Puede ser que hubiera habido actos de indisciplina no comprobados, pero sí denunciados. Creo, y sin faltarle el respeto a la capacidad profesional de Buenaventura, que le faltó mano dura en su momento, porque quizá permitió el relajamiento. Faltó ajustar clavijas en el trabajo diario con los futbolistas, porque más allá de las condiciones innatas de cada uno, es clave tener el estado atlético en óptimas. A ello se agregaron expulsiones injustificadas, producto de la calentura de un partido. A Limberg le dieron cuatro fechas por un acto que hizo en Cochabamba, a Luis Gutiérrez seis por un puñetazo en La Paz. A Aguirre por reclamar airadamente frente a Mamoré, una. Eso también influyó bastante.

- ¿Habló de estas observaciones con el entrenador?
- Sí, porque como te digo, había denuncias de actos de indisciplina que no eran exageradas. No se multó a ningún jugador, porque no se lo pudo comprobar, pero era evidente que eso influía. Cuando veo que la cosa iba mal, invité a una cena a los jugadores para conversar con ellos, porque también se hablaba de discordias internas entre los ‘grandes’ y los ‘chicos’ y lo de Róger Suárez con Fernando Saucedo (se pelearon en una práctica), fue una pequeña muestra. El directorio optó por reunirse dos veces por semana con Ferreira por todo esto, pero al final el rendimiento no se pudo levantar y la clara muestra fue lo sucedido en el Clausura.

- ¿Cuál es la explicación a la no clasificación, ni siquiera a la segunda fase de un torneo que tuvo una ‘receta’ cruceña, si vale el término?
- La intermitencia del equipo, porque está claro que la clasificación la perdimos en Santa Cruz, no en la altura. Caímos ante Wilster y Guabirá, nos empató Mamoré. Los puntos que Oriente no debió ceder los regaló acá, en suelo cruceño, y terminamos quedando fuera.

- ¿Influyó en el equipo los problemas entre dirigentes?, digo, por las renuncias de Fernando Mendívil y Fabio Zambrana...
- Respeto la opinión de alguna prensa deportiva que diga que los problemas dirigenciales afectaron al equipo. Le resto total validez, porque pese a esos problemas, el equipo siguió al día, cobrando su sueldo máximo hasta el 7 de cada vez, a excepción de septiembre que pagamos en octubre, tras un clásico. Lo que creo que influyó, fueron las cosas que te comenté antes, no las renuncias de dos directivos.

- A propósito de Fabio (vocalisa de Azul Azul). Él fue clave en el cambio de Oriente, gestionando la apertura del libro de socios. ¿Habló con él para que replanteara su renuncia que al final se dio?
- A mi amigo Fabio, y digo mi amigo porque lo siento así, lo conozco desde hace años y lo aprecié aún más cuando se inició el tema electoral en Oriente. Él fue uno de los hombres que influyó bastante para que me hiciera cargo del club. Le pedí que las diferencias que haya tenido con algún otro directivo las pueda pasar, las pueda solucionar, porque más grande es la institución y porque además hay mucha gente que recién es dirigente. Indudablemente que su salida nos afectó, porque lo que él hizo por los socios siendo un abanderado del cambio, discutiéndose bastante con el anterior directorio, fue de verdad increíble. Ahora, Oriente puede tener una asamblea de socios y discutir los temas complicados para luego tomar una decisión. Lamentablemente renunció.
- ¿Por qué se originó el desfase?
- Creo que faltó diálogo y en muchas cosas, porque nadie es dueño de la verdad. El problema fue que varios dijeron esta es mi comisión y no quiero que nadie se meta, cuando no es así, porque la comisión técnica tiene que saber el balance de la comisión económica y así sucesivamente. Ése es un error por enmendar, la interrelación en las diferentes áreas, porque creo que todos debemos estar conectados y de eso hay que ser conscientes.

- ¿Influyó para que no hubiera esa interrelación, el hecho que se hubiera quedado gente del anterior directorio como Richard Méndez y Orlando Jordán?
- Mire, y se lo digo muy francamente pese a que he tenido muchas discrepancias con Carlos y Mario Chávez, no me gusta de que en Oriente se tilden de ‘chavistas’ o ‘antelistas’. Le confieso que el año pasado tuve varias reuniones con Mario para hacer una transición tranquila y él la aceptó, porque creo que no era aceptable que entre orientistas nos estemos peleando. Es cierto que ambos estuvieron en el anterior directorio, pero desde el instante en que se generó este movimiento, el apoyo que recibí fue amplio de ambos. Lo repito, antes que los problemas, primero está la institución.

- ¿Fue un fracaso el 2008?
- Hace unos días, cuando no le pudimos ganar a San José, hubo mucha gente que me decía, ¿dónde está ‘Choco’ Antelo la Copa que prometiste? Cuando asumí el cargo sólo ofrecí trabajo y dedicación. Creo que Oriente en lo institucional ha avanzado bastante y bueno, en lo deportivo, no ingresar a una Copa Libertadores, para un equipo grande, indudablemente es un fracaso.

- ¿Qué cosas se deben fortalecer para la gestión que se viene?
- Muchas. Mi principal objetivo, o la idea que tengo, es consolidar a Oriente como institución, fortaleciendo el tema de los socios, de la asamblea, de la parte económica, trabajando más de cerca con infraestructura, marketing, etc. Lo primero que se ha hecho es mejorar la cancha de San Antonio, que la recibimos en pésimas condiciones, pero que desde enero ya la podremos ocupar, y lo segundo es el tema inmobiliario, consolidar una sede nuestra, que sea para el club.

- ¿Es viable esto último?
- Sí, y lo pretendemos hacer con el dinero que obtengamos por los derechos de formación de Marcelo Martins. El porcentaje del pase que se peleó, la FIFA falló en contra. Entonces este directorio contrató a un abogado FIFA para que viera lo de la formación y estamos un 90% seguros de que Shakhtar, de Ucrania, nos va a cancelar. Mi propuesta en la próxima asamblea será que el 100% de esos recursos se destinen exclusivamente para que la sede sea una realidad. Tenemos algunos terrenos y si es necesario, se comprarán otras hectáras.

- ¿Decayó anímicamente en algún momento ‘Choco’ Antelo?
- Claro que sí. Lo que me desmotiva es la demasiada susceptibilidad entre miembros del propio directorio, eso no es bueno, porque te desgasta. Creo que Oriente es grande y eso debe pesar. Yo, al igual que el hincha, me frustro cuando no se dan los resultados, pero hay que seguir. En la próxima asamblea también voy a proponer que la gestión de un presidente dure dos años y no cuatro, porque de verdad, no es fácil estar acá, dirigir al club más grande de Santa Cruz, aunque mis vecinos de Blooming se enojen (se ríe). Asumí este desafío y lo voy a cumplir, porque tampoco soy un irresponsable.

Per­fil

Ex futbolista y dirigente
Miguel Ángel Antelo debe ser uno de los pocos presidentes de clubes en el país que fue futbolista profesional. Defendió los colores de Real Santa Cruz y de su amado Oriente Petrolero.
Asumió por primera vez el mando del club en 1985 y en 1991 dio la vuelta olímpica luego de que los albiverdes obtuvieran el campeonato tras vencer en la tercera final a Bolívar. El año pasado y a pedido de muchos hinchas de Oriente, decidió volver a la actividad dirigencial. Ganó las elecciones en diciembre de 2007 y su gestión culmina en 2011. Su directorio está conformado en su mayoría por personas jóvenes, cuyo entusiasmo lo motiva para continuar al frente. Se ha planteado muchos desafíos para el próximo año. Apunta al título y a la sede del club.

Sus fra­ses

“Debo fortalecer las comisiones. No puede ser que tengan que llamar al presidente por remedios o chuteras”

“Tucho se queda. Confiamos en él porque maneja los principios del trabajo: disciplina y ganas de avanzar”


El Deber

1 Comentario:

Anónimo dijo...

traigan a alex da rosa es un goliador de aria ya esta bueno traigalo