Lo goleó y espera su ayuda

29 septiembre 2008

El destino que se trazó Oriente, jugando mal casi todo el Clausura, lo lleva a esto. Cumplió anoche al golear sin ‘despeinarse’ a Guabirá y ahora espera que, su ocasional víctima, le dé una mano el jueves. Es que, para clasificar, Oriente le tiene que ganar a Wilstermann en el estadio Capriles y esperar que Guabirá derrote a Aurora en la Caldera, para sellar el avance albiverde a semifinales del Clausura.




Otra no le queda al equipo de Tucho Antelo, que no termina de convencer.
Lo que sucedió ayer, ante poca cantidad de espectadores, fue mero trámite, pero había que cumplirlo. Guabirá, descendido y con un equipo disminuido (juega sin extranjeros desde que se consumó el descenso), intentó hacerle frente en los primeros minutos, pero a medida que pasó el tiempo la supremacía se hizo sentir. Luego de que Maraude fallara goles llegó el primero con una peinada de Grabowski (24’) tras un tiro libre de Gutiérrez.

Con el arco abierto, y Guabirá replegado, aumentó la cuenta Campos (31’), con un golazo al ángulo tras un mal rechazo de Arroyo, y Peña (34’) cerró cifras en la primera etapa, marcando de cabeza tras un tiro de esquina. Fácil. Oriente jugaba a placer y así se fueron al descanso. En el complemento el panorama no varió, más allá de que los norteños intentaron presionar por izquierda con Vaca y Ríos como protagonistas, pero no pasó nada.
Tucho Antelo, que se mantuvo tranquilo a unos metros de su casamata, decidió cuidar a los jugadores que considera claves para el choque frente a Wilster. Por eso sacó a Aguirre y Peña.
Lo reprochable en Oriente fue la falta de efectividad de sus hombres de ataque, sobre todo de Maraude y luego de Itacaré, que en varios momentos fueron rechiflados por el público. El encuentro en el complemento se tornó tedioso, porque Oriente dio la impresión de conformarse y más bien optó por cuidar la pierna. Un par de intentos más de Limberg Gutiérrez y del mismo Itacaré no bastaron para vencer a Lampe.
Resta la última jornada y el gol diferencia se toma en cuenta para definir al segundo lugar. El equipo albiverde tiene una sola opción, ganar, y espera la ayuda de Guabirá. ¿Será por eso que no le metió más goles? Al menos esa impresión quedó rondando en quienes fueron al Tahuichi.

¿Habrá incentivo para el rojo?
“A nosotros nos interesa que Guabirá gane el miércoles y no nos conviene que lleguen desmoralizados”. La frase de Tucho Antelo fue contundente y además realista. ¿Habrá una apuesta dirigencial para incentivar al equipo rojo? No se descarta, aunque la dirigencia albiverde no ha querido decirlo directamente, por razones obvias.
Otro dato más, el técnico rojo, Toniño Gottardi, forma parte de la nueva estructura deportiva de Oriente, ya que fue contratado para dirigir el equipo de la Primera A. Guabirá le pidió permiso a los directivos albiverdes y el brasileño tomó las riendas.
El presidente de Guabirá, Tuffí Aré, salió al paso de las susceptibilidades y dijo que más allá de que Oriente necesite de ellos, su equipo saldrá a ganar para despedirse de su público con una victoria. “Sabemos que es difícil esperar apoyo de la gente en esta situación, pero esperemos que los hinchas asistan al estadio”, sostuvo Aré.
Las cosas están planteadas así, Oriente en Cochabamba tendrá el oído en la radio para saber lo que sucede en el Gilberto Parada. En semifinales se jugará cruzado, es decir, el primero de cada serie con el segundo de la otra. Sólo Blooming espera.

9ª fecha

Bolívar 3-1 Universitario
Real Mamoré 1-0 Wilstermann
Oriente P. 3-0 Guabirá
Aurora 2-0 Blooming
La Paz F.C. 3-3 T. Strongest
Real Potosí 1-1 San José

10ª fecha

Universitario - La Paz F.C.
The Strongest - Real Potosí
San José - Bolívar
Wilstermann - Oriente
Guabirá - Aurora
Blooming - R. Mamoré

El ojo crítico

Caído del cielo

Jhasmani Campos / Volante

Marcó un golazo
Fue el mejor de la noche. Recibió la pelota al borde del ára grande y la clavó en el ángulo derecho.

El duro

Junior Arroyo / Defensor
Golpeó a Peña

A los 68’, cuando el atacante albiverde ingresaba al área, Arroyo lo bajó con una fuerte patada.

Premio Limón

Juan Maraude / Delantero
Goles errados
Fue exagerado lo de Maraude. Marró goles debajo del arco, algo que debe corregir para ir al valle.

Los técnicos

“Ganamos y ahora esperamos una mano para seguir”
Víctor H. Antelo / Oriente P.

“Lo que a mí más me interesa, es que el equipo mejora”
T. Gottardi / Guabirá

3 er. Tiempo

Una serie muy alejada de la otra
Gery Zurita Mustafá / Periodista

Era por eso que la dirigencia de Bolívar y The Strongest, temiendo un fiasco como el que acaba de suceder con el Tigre, protestaron a comienzo de año tras haberse aprobado el sistema de torneo para el Clausura 2008. Está claro que el grupo del occidente ha mostrado ser de verdad duro, que cualquiera le puede ganar a cualquiera, porque el nivel es más parejo. Bolívar y The Strongest, por su condición de ‘grandes’, estaban obligados a ser protagonistas, pero Universitario venía de ser campeón y La Paz F.C. de secundarlo. Quizá un escalón más abajo estaban los impredecibles San José y Real Potosí, y como era de esperarse la serie sigue dramática, aunque bolivaristas y azulgranas dependen de sí mismos para avanzar a semifinales.
La serie B, en cambio, ha sido de verdad pobre. A excepción de Blooming, que supo sacar provecho de las fragilidades de Mamoré y Guabirá y de las intermitencias de un pobre Oriente (lo demostró en el último clásico). El resto tiene que pelear por ser el menos mediocre. Dentro de ese lote sobresale por una cabeza, más por entereza que por buen fútbol, Aurora de Cochabamba, cuya levantada, de la mano de su técnico, Julio César Baldivieso, y de su gran arquero Silvio Dulcich quizá merezca su premio, pero de todas formas le falta un último escollo: Guabirá, del que Oriente se esperanza para salvar un año nefasto en lo deportivo y en lo institucional.
En el grupo A, o es Aurora o es Oriente el que acompañe al Blooming de Gustavo Quinteros, pero en el B, nadie está seguro, pese a la ventaja de La Paz F.C. y Bolívar (15 puntos cada uno). Real Potosí se la va a jugar en el Siles frente al desahuciado The Strongest, mientras que Bolívar debe visitar a San José, que aunque ya no entra a semifinales, al menos quiere asegurarse de no caer en el indirecto que ya abrazó a Mamoré. Una serie distante de la otra. Es verdad, el nivel de los equipos del occidente, dentro de las limitaciones que existen, fue de lejos mejor que los del oriente.

El Deber

0 Comentario: