Óscar Mileta fue tres veces presidente

10 diciembre 2007

Fue presidente del club Oriente Petrolero en tres etapas (1974, 1977 y 1997) y jamás tuvo problemas tan serios como los de ahora. Entró y salió por la puerta grande. A sus 70 años dice estar enfadado por las disputas internas en el club y tiene miedo de que el equipo descienda. En más de diez años se mantuvo al margen de los estadios y de la institución por problemas de salud, pero hoy está de vuelta. Dice que dejará su pasividad a un lado para intentar ayudar a encontrar la luz en el túnel.

- ¿Qué le provoca la actual situación del club?
- Me da mucha pena y no me extraña. Yo estuve mucho tiempo al margen de todo lo que pasaba en el club, traté de hacerme a un lado porque había muchas cosas con las cuales no estaba de acuerdo. Ahora me da mucha pena y me preocupa al mismo tiempo porque tengo la impresión de que estas personas van a llevar a la institución al desastre, incluso se corre el riesgo de que Oriente pierda la categoría. Y eso sería muy funesto por los caprichos de estas personas (ambos frentes).

¿Será que es tan así?
- Claro que puede descender, y sería una lástima porque Oriente es el único club cruceño que no descendió de la Liga a la ACF. Lastimosamente los actuales y ex dirigentes, además de otras personas que han actuado, quizás lo hicieron de buena fe, pero lo han hecho mal. Por ejemplo, para tener derechos hay que tener obligaciones, eso es obvio. Sin embargo, resulta que al club nadie aporta, pero piden rendición de cuentas. Ni siquiera los socios nuevos pueden exigir nada porque es como si no hubieran aportado, porque automáticamente han separado esa plata (de la captación de socios) y no ha llegado al club. Para mí no son socios, porque el dinero no llegó al club. Primero la gallina o el huevo. Se gaste o no se gaste, esa plata debió haber llegado al club. ¿Por qué tanta susceptibilidad por $us 25.000? Estoy seguro de que ese hombre que ahora está de presidente (por Mario Chávez) ha metido más de $us 50.000 de su plata. Inclusive cuando estaba ‘Choco’ Antelo de presidente, estoy segurísimo de que metió mucha plata de su bolsillo.

- ¿Entonces cuál es el fondo de todo esto?
- Que quieren recuperar su plata, si no es todo por lo menos una parte de lo que pusieron. Lamentablemente por estos tiempos los clubes no se autosubvencionan como antes, y desgraciadamente han cometido el error tremendo, pese a que les di muchas recomendaciones, de no subir tanto las planillas, porque no hay cuero que aguante. Pero volviendo a lo de antes, no es posible que el señor Fabio Zambrana se dé más autoridad que el propio presidente del club, no es correcto, y por ahí ya andamos mal. Sea quien sea, el presidente del club es el presidente del club, nadie puede ir por encima de él, y encima exageran mucho las cosas.

- Se lo nota preocupado…
- Diría que sumamente preocupado, y cómo no estarlo si están haciendo de Oriente una chacota, y lo que más me preocupa es que el club vaya a desaparecer.

- ¿Se puede llegar a tanto?
- Claro, porque el Tribunal de Justicia Deportiva de la Liga puede castigar al club como institución. ¿Y si lo hace descender? Ahora aparecen muchos, pero otra cosa es cuando está ahí el directorio; no aparece nadie.

- Si Oriente es grande, ¿por qué hasta hace poco no tenía socios?
- Muchos de nosotros los dirigentes hemos intentado captar socios, incluso hemos contratado una empresa particular, pero desgraciadamente no tenemos la cultura de pagar puntualmente; pagan uno, dos o tres meses y después no aparecen más. Hubo una temporada en la que tuvimos mil y pico de socios, pero como digo, al tercer o cuarto mes no vuelven más a pagar. No es correcto, y después hay que estar reteniéndoles el carné. Peor en este momento, hay una decepción tremenda porque el equipo ha tenido un año futbolísticamente pésimo. Yo voto para que haya un recambio, y estoy seguro de que hay gente muy buena; que vengan y se hagan cargo del club.

- ¿Quién por ejemplo?
- Humberto Roca. Ese hombre es exitoso, visionario, y sobre todo se nota que es una persona transparente. Me parece que tiene el perfil ideal para ser el nuevo presidente. De ese tipo de personas necesita Oriente ahora para salir de este mal momento.

- ¿Usted no se anima a volver?
- No, no, ya estoy viejo para eso, además no tengo plata para ser presidente.
- ¿Acaso es un requisito tener plata para ser presidente?
- No está escrito, pero es así. No es que sea imposible, pero difícilmente un pobre tenga respaldo para ser presidente.

- Usted fue presidente tres veces, ¿entonces era rico?
- (Se ríe) No, porque en mi época la planilla mensual no pasaba de $us 25.000, ahora supera fácilmente los $us 50.000, pese a los consejos que le di en su momento a Carlos Chávez. Se manejaron mal muchas cosas.

- Después de muchos años el equipo quedó al margen de una etapa decisiva, ¿quién falló?
- Hubo muchas fallas, pero sobre todo cada día que pasa los jugadores están con menos responsabilidad, y aquí quiero apoyar al técnico de la selección, Erwin Sánchez, pese a los malos resultados. Para mí, Sánchez ha sido un gran jugador y es un buen técnico, lo que pasa es que en estos momentos no hay material humano.

- ¿O sea que no es falla del director técnico?
- Es que él no es mago, lamentablemente sólo tres o cuatro jugadores tienen jerarquía para la selección, los demás son proyectos de buenos jugadores, pero nada más que proyectos, y lo digo así en crudo, porque no hay que andar con mentiras. Lo mismo pasa en Oriente, no tenemos jugadores que marquen la diferencia. Antes nos dábamos el lujo de tener a figuras como Campos, Saucedo Landa, Toniño, Dedé, Matateu, Jesús y otros. Ésos sí que daban espectáculo y llenaban estadios, sin tener que esperar los partiditos con Blooming, en cambio los de ahora no pesan, porque no se preocupan y tampoco tratan de superarse.

- Qué pasaba antes, ¿eran más profesionales?
- Con seguridad que sí. Pareciera que ahora, aunque no me consta, muchos se dedican a otras cosas y no al fútbol.
- ¿A beber?
- No por nada cada vez son más las denuncias de actos de indisciplina. Eso no es correcto.
- ¿Antes no bebían?
- Se cuidaban más, y cuando yo era presidente personalmente andaba tras los jugadores que eran 'sospechosos'. Había que cuidarlos para que nos rindan, no era mi función, pero tenía que velar por mi prestigio. Taritolay, por ejemplo, era un gran jugador, pero también era un gran vicioso al juego de las cartas. Había ocasiones en que tenía que sacarlo a las diez u once de la noche del (café) Panamá. Me daba ese trabajo porque eran las figuras del equipo; jugábamos bonito, ganábamos por goleada, llenábamos los estadios y las recaudaciones eran buenas. Había una deuda tremenda con Yacimientos y toda esa deuda la pagué yo; encima nos sobró plata.

- ¿El tema de ahora es plata?
- Quizás, y con justa razón los dirigentes que están ahora pretenden esperar hasta enero un dinero que pueda ingresar al club por la venta de algún jugador. Lo que pasa es que ellos han metido mucha plata, y lo que ellos quieren es recuperar parte de su dinero. Hasta cierto punto es justificable, pero no de la forma en que lo están haciendo.

- ¿Usted puso dinero?
- Por supuesto. Alguna vez todos nos hemos endeudado, yo casi me divorcié por nada más, porque puse en riesgo el patrimonio de mi familia.

- ¿Cuando dejó la presidencia de Oriente, qué sintió?
- Un tremendo alivio, porque recuerdo que llegué a pesar 54 kilos, y eso que no estábamos tan endeudados como ahora.

- ¿Por qué se endeudan tanto?
- Porque los dirigentes de ahora se entusiasman tanto con el equipo que elevan el pago de los sueldos y las primas; en vez de pagar un salario de $us 2.000 pagan 3.000 y hasta 4.000. Así no hay club que aguante. Otra explicación cierta es que antes iba más gente a ver fútbol, ahora si no es un clásico el estadio no se llena. Eso es porque el nivel técnico es muy inferior al de antes y porque, además, la televisión le quita mucho, pese a que las entradas son baratas.

- ¿Por qué se apartó del fútbol?
- Por muchas razones, estaba mal de la vista, mal de salud, mal de plata, mal de todo. No saben cómo afectan a las personas los problemas económicos que uno debe asumir, encima otras cositas más que me molestaron y prefiero no sacarlas a la luz pública.

- ¿Qué le dice a los dos bandos que están en disputa?
- Lo ideal sería juntar a las dos partes que están en pugna, hacer una nueva convocatoria a elecciones, pero sin poner tantas trabas.

- La gente dice que Mario Chávez quiere ‘tapar’ las cuentas que manejó su hermano durante más de ocho años, ¿usted cree igual?
- Pero si no ha ingresado tanta plata al club. Estoy completamente seguro de que desde que salí de Oriente esta gente ha manejado mal económicamente la institución, en sentido de que han gastado más de la cuenta y no les ha alcanzado la plata, pese a las recomendaciones que les hice, a Carlos Chávez especialmente. Pero como esta gente tiene ínfulas de éxito, yo no sé qué será lo que piensan.

- ¿Por quién votaría usted?
- Por el recambio, tiene que llegar gente nueva, que tenga otras ideas, que sepa manejar al club como una empresa, no como un equipo. Oriente es un club de mucho prestigio y no merece estar pasando por todo esto.

Sus frases


“Me parece que Humberto Roca tiene el perfil ideal para ser el nuevo presidente de Oriente”

“El tema de fondo es que los dirigentes de ahora están tratando de recuperar la plata que pusieron”
Óscar Mileta / Ex presidente

Perfil

Un samaipateño de pura cepa

Óscar Mileta Davecíes nació en Samaipata el 21 de julio de 1937 (tiene 70 años). Desde hace 15 años es jubilado de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y está casado con Laida Gutiérrez. De esa relación nacieron sus hijos Sissy, Kenia, Yerko y Dimitri.
Siempre fue un hincha renegado de Oriente Petrolero y en Argentina congenia con los colores de Independiente de Avellaneda. En Europa sigue muy de cerca las campañas del Barcelona y el Milan.

De profesión técnico electricista, actualmente se dedica a la administración de sus automóviles y por las tardes se distrae jugando a las cartas con sus amigos en la sede de los jubilados petroleros.
Fue presidente de Oriente tres veces: 1974, 1977 y 1997. Desde su alejamiento del club nunca más volvió al estadio, aunque admite que sigue al equipo de sus amores a través de los medios.

  • El Deber

  • 0 Comentario: