"Tito me decía lo que tenía que hacer sabiendo que le íbamos a ganar el fin de semana" Carlos Valverde

29 junio 2009

Es uno de los analistas políticos más conocidos e influyentes del país. Sus opiniones levantan ‘roncha’ porque las suelta sin pelos en la lengua. Actualmente, Carlos Valverde es productor de varios programas de televisión, entre ellos Sin letra chica, que él mismo conduce en Cadena A. El polémico personaje habló en Los Más Buscados,(radio Nuevo Milenio FM 104.3), de su Oriente querido, de su época de dirigente albiverde y por qué decidió alejarse del cargo y de los estadios. También criticó duramente al director técnico de la selección boliviana, Erwin Sánchez, al que no considera como tal. Parte de esa entrevista, va a continuación.

- ¿Qué le quitó las ganas de asistir a los estadios?

- El mal manejo en el fútbol y la manera como se hacían las cosas, el protagonismo de Ángel ‘Chichi’ Pérez (barrabrava) y compañía. Es decir, había delincuentes adueñados de los equipos, de los entrenamientos y de los jugadores. Por esos motivos, hace años que no voy al estadio, pero escucho los partidos y miro todo el fútbol de Bolivia.

- ¿Cómo vivió el paso de Oriente a la tercera fase de la Copa Libertadores en 1988?
- Fue el punto más alto de Oriente. Fue increíble. Me acuerdo cuando hubo que traer como refuerzo al arquero Carlos Trucco, que jugaba en Destroyers y era mi amigo. Le pregunté: ¿cuánto querés ganar? Trucco era tan espectacular que me dijo “poné vos el precio. Lo que vos digás está bien”. Tengo una anécdota con Carlos, cuando el presidente de Bolívar, Mario Mercado, le dio una bolsa con $us 90.000 para que juegue en la academia paceña. Él fue a buscarme y me dijo “guardame la plata que no tengo dónde ponerla”. Yo no sabía qué hacer con ese dinero y se lo tuve un buen tiempo. Después le arreglé su ida a Colombia y cuando firmó me buscó para darme 15.000 dólares pero le respondí que hice las gestiones como amigo sin esperar nada a cambio.


- ¿Por qué decayó Oriente después de realizar una buena campaña internacional?
- Porque creo que se infló demasiado el fútbol y se pagó mucho por algunos jugadores. Esto estuvo fuera de toda posibilidad.

- ¿Qué ha hecho Bolívar para ganar tantos títulos nacionales?
- Principalmente, tuvo un presidente como Mario Mercado, con dos cualidades: sabía de fútbol un montón y aparte tenía plata. ‘Tito’ Paz fue otro gran dirigente; recuerdo que cuando ‘Choco’ Antelo viajaba, yo me hacía cargo del club y cuando había cosas que no podía resolver entonces le preguntaba a él, ¿cómo lo arreglo? Tito me decía lo que tenía que hacer sabiendo que le íbamos a ganar el fin de semana (risas).
- ¿Actualmente, no hay dirigentes de esa talla?
- No sé. Me cuesta creer que haya dirigentes de la talla de Mario Mercado, Choco Antelo o ‘Tito’ Paz. Volvió Choco, pero en otras condiciones, porque no tiene ni el tamaño económico ni la organización deportiva que tuvo en su momento.

- ¿Cuáles fueron los jugadores que llevó a Oriente cuando era dirigente?
- Tengo el placer de haber llevado a Luis Héctor Cristaldo, que costó $us 10.000, y a Eduardo Jiguchi, que valió $us 5.000. Recuerdo que estábamos en el campeonato sudamericano juvenil y le dije a Miguel Ángel Antelo, presidente de Oriente, que pida cotización por ambos. Roberto ‘Tito’ Paz (era presidente de Blooming), que había ido al campeonato, me dijo “le pelaste con Cristaldo y acertaste con Jiguchi”. Le dije que no, y así fue, porque Cristaldo resultó ser más bueno. También lo traje a Jorge ‘Ratón’ Monasterio y José Luis ‘Ñeco’ Medrano, cuyos pases los pagué con mi plata, $us 2.500 cada uno.

- ¿Cómo vivió la época en Oriente de Carlos Chávez y después de su hermano Mario, cuando se llegó hasta una crisis dirigencial?
- Hablé varias veces con Mario Chávez y con Choco Antelo para que esas cosas (los conflictos) no salgan al aire. Yo pensaba que se podía arreglar allí. Mario no es mala persona, lo que sí fue mal dirigente. Al final fue menos conflictivo lo de Mario que lo de Carlos.

- Desde su óptica, ¿qué jugador de Bolivia puede salir y rendir fuera del país?
- Joselito Vaca, que con el físico que tiene y lo disciplinado que es, es un futbolista que puede jugar cinco o seis años más. Jhasmani Campos también tiene condiciones para exportar y triunfar fuera. Lo que necesita es un DT que lo ponga a jugar como se debe y lo pare bien en la cancha.

- Entre los DT que conoció, ¿cuáles convencían al jugador de sus condiciones para que rinda más?
- Raúl Pino era capaz de convencer a cualquiera. El brasileño Antonio de La Cerda y Wálter ‘Cata’ Roque, también. Los tres dirigieron Oriente, pero también hubo otros que vinieron a Blooming que eran grandes técnicos.

- Pasando a Blooming, ¿fue una equivocación traer a Sergio Apaza como director técnico?
- Siempre me pareció que no le iba a dar resultado, porque era el entrenador de un equipo chico. No podés traer un DT de La Paz F.C., un equipo que nunca mostró un buen fútbol para llegar a estar entre los mejores. Apaza antes había dirigido a Wilstermann y San José y no le fue muy bien, entonces ésa es su medida, ser conductor de equipo chico.

- ¿Y Oriente no se equivocó con ‘Vitamina’ Sánchez?
- Antes de que llegue hablé con Choco Antelo y me dijo que lo iban a traer y le dije: “¡ay, Choco!”. Me respondió: “Tiene un proyecto interesante”. Y no se equivocó, porque ahí está Oriente, peleando el título.

- ¿Cree que los clubes nacionales deberían apostar a los técnicos extranjeros?
- Hago la siguiente ecuación, futbolísticamente ya tenemos buenos jugadores, entonces volquemos los esfuerzos para buscar entrenadores de jerarquía.

- ¿Cuál es el balance que hace del trabajo de Erwin Sánchez al mando de la selección?
- Malo, pésimo. Falló en todo. Se ha podido conseguir más de lo que se logró hasta el momento.

- ¿Se hubieran conseguido mejores resultados con otro entrenador?
- Un momento, en primer lugar Erwin Sánchez no es técnico. Ni siquiera él hizo su plan de trabajo, se lo elaboraron en una universidad privada, como una consultoría. Él puede intentar negarlo pero yo sé quién se lo hizo, fueron unos tipos que ni siquiera están inmersos en el fútbol. Erwin es un buen tipo, fue un gran jugador, pero es un mal técnico.

- ¿Por qué afirma eso?
- Simple, ¿con qué intenta convencernos?, ¿a qué juega la selección?, ¿tiene un proyecto de fútbol? Si un día juega un equipo y al otro día cambia a la mitad. Si necesita hacer un buen partido ante Colombia, y manda un alternativo, sabiendo que va a perder, cuando ya había probado que podía empatar, luego de la igualdad frente a Brasil. ¿Qué es lo que nos da Erwin Sánchez? A mí no me da nada. Se está equivocando muchísimo, pero es porque lo pusieron ahí, le gustó la idea y pensó que podía hacerlo. Él va a estar durante toda la gestión de Carlos Chávez (presidente de la FBF), porque firmó un contrato, y si no se queda le van a tener que pagar todo. Sabe, por su formación en Europa, que a los técnicos y jugadores se los contrata y se les cancela hasta el último centavo, así lo boten.

- ¿La decisión de elegir a Sánchez fue correcta?
- No, porque se debió traer un buen DT. Por ejemplo, Chile apostó bien a Marcelo Bielsa y Paraguay a Gerardo Martino. Perú, al igual que Bolivia, apostó mal a ‘Chemo’ Del Solar, improvisando y hoy el fútbol es estudio y no solamente pararse al borde de la cancha.

- ¿Cuando Bolivia ganó a Argentina (6-1) pensaba lo mismo?
- Sánchez no era un genio en ese momento, ni era el peor entrenador cuando perdió ante Venezuela, porque para mí no es técnico.

- ¿Aspira a ser presidente de Oriente?
- No, porque tengo otros proyectos que pasan por la elaboración de documentales y producción de otros programas radiales y televisivos. Además se necesita plata para dirigir un club.

Sus frases

“Me alejé del fútbol porque había delincuentes adueñados de los equipos, de los entrenamientos y de los jugadores”

“Sánchez ni siquiera hizo su plan de trabajo, se lo elaboraron en una universidad privada, como una consultoría”

El perfil

Un cruceño multifacético
Carlos Valverde, que nació hace 52 años, está casado con Carol Nallar, con quien tiene tres hijos: Carlos (24), Natalia (22) y Daniela (17).
Egresó de la facultad de Derecho, es escritor y analista político, además de productor y conductor de programas de radio y TV. Tuvo una juventud inquieta, motivo por el cual fue exiliado del país en 1975, en el Gobierno dictatorial de Hugo Bánzer Suárez, y luego estuvo preso en 1982, en la etapa de Luis García Meza. “Me torturaron y por ese motivo perdí un oído”, aseguró. En el Gobierno democrático de Jaime Paz Zamora fue director nacional de seguridad. Su idilio con Oriente lo comenzó desde pequeño, cuando vivía a una cuadra del servicio médico de YPFB, lugar al que acudían los jugadores verdolagas. Luego llegó a ser dirigente albiverde y estuvo en dos etapas, la primera con Marcelo Roca y la segunda con Miguel Ángel Antelo, siendo esta última la de mayores logros deportivos. Luego decidió apartarse de la institución.

EL DEBER

0 Comentario: