Huella. ‘Pila’, destacado Eliseo Báez

25 abril 2008

Era un hombre de área, dribleador, de potente remate y, pese a que no era de elevada estatura y gran cabeceador. Integró grandes equipos en Paraguay, donde fue seleccionado, en Ecuador y Bolivia. En el país se destacó en Mariscal Santa Cruz, club con el que ganó la Recopa -actual Copa Sudamericana-, único título regional que ostenta hasta hoy un equipo nacional.
Se inició en las inferiores de Cerro Porteño y a los 16 años debutó en la primera división. Jugaba como puntero derecho o izquierdo indistintamente y también como volante creador, como número 10.
Eran los comienzos de la década del 60, cuando salió campeón paraguayo con ese club en 1961, 1963 y 1966, además fue el goleador.

Entre los jugadores que estuvieron con él en esos tiempos en Cerro, recuerda a los hermanos Enrique y Ángel Jara Saguier, Pablito Rojas, Julio César Pabón, Juan Carlos Rojas; todos ellos también fueron compañeros en la selección paraguaya, combinado con el que llegó a disputar las eliminatorias para el Mundial 1966 de Inglaterra.
En 1962, cuando integró las filas del conjunto cerrista tuvo la oportunidad de jugar por la Copa Libertadores contra Municipal de La Paz en el estadio Hernando Siles. En aquellos tiempos sólo participaban los campeones de cada país.
En el club paraguayo estuvo hasta 1967, y logró tres títulos nacionales (1961, 1963 y 1966); también fue el máximo goleador.
En esas temporadas y pensando en el futuro, Eliseo Báez entró a estudiar en la Escuela de Educación Física, de donde egresó como director técnico.
Unos meses jugó en Nacional, de la primera división guaraní, y luego fue trasferido a Universidad Católica de Quito (Ecuador), donde estuvo casi toda la temporada de 1969.
Antes que concluya el campeonato ecuatoriano, su hermano, Ángel Báez, que por ese tiempo militaba en Mariscal Santa Cruz de la ciudad de La Paz, hizo las gestiones para su incorporación, la que se dio en 1970. El año anterior este equipo había sido tercero en el campeonato nacional y le tocó representar al país en la recién creada Recopa sudamericana de clubes.
Al final, el club paceño resultó campeón, con Eliseo Báez como goleador de ese torneo.
Tras su paso por la divisa paceña, se enroló en Oriente Petrolero de Santa Cruz en 1971. En el club albiverde ocurrió un caso muy particular. Resulta que cuando se habían jugado cinco o seis fechas del torneo local, al finalizar un partido contra Real Santa Cruz, el entrenador tuvo un cruce de palabras con el presidente verdolaga, Mario Suárez, a raíz de lo cual fue separado del plantel y como los dirigentes conocían que Eliseo tenía su título, le ofrecieron dirigir el club y a la vez que siga jugando.
Báez no aceptó esta situación y planteó seguir como jugador o como técnico, pero no las dos cosas a la vez.
Debutó interinamente como director técnico en un partido amistoso contra Estudiantes de La Plata, en ese entonces tricampeón de América, y desde ahí tomó el mando del equipo.
Ese año, Oriente fue campeón cruceño y luego campeón boliviano, el primer título que lograba un club cruceño en un torneo nacional, lo que le valió también participar de la Copa Libertadores de América.
Al otro año también asistió al mismo campeonato, pero esta vez como subcampeón.
En 1973 se fue a Paraguay para volver en 1975 y dirigir a La Bélgica, que peleaba por el descenso, habiendo logrado mantenerlo en la categoría de honor.

Perfil

Jubilado de la ANPP paraguaya

Eliseo Báez Riveiro nació en Asunción del Paraguay el 14 de junio de 1943 en el hogar de los esposos Juan Esteban Báez y Petrona Riveiro. Está casado con María Blanca Espinoza, con quien tiene dos hijos: Ilse y Eliseo. Tras dejar el fútbol en activo dirigió a Oriente Petrolero, luego en Paraguay a Resistencia, Cerro Porteño, la selección juvenil, que clasificó al mundial de Túnez en 1977; Guaraní, Atlético Tembetary y Oriental. Es jubilado de la Asociación Nacional de Navegación de Puertos.

Ganó la Recopa con Mariscal Santa Cruz

Eliseo Báez tiene en su haber, junto a un puñado de grandes jugadores de su época, el único título regional logrado por un club nacional, el torneo Recopa, actual Copa Sudamericana, ganada por Mariscal Santa Cruz en el año de su inauguración.
Corría 1970 y la CSF decidió enfrentar a los equipos que lograran el tercer lugar en sus campeonatos locales. Mariscal Santa Cruz tuvo el honor de llevar la representación boliviana.
La Recopa se jugó entre 8 equipos divididos en dos series. La zona Sur se jugó en La Paz y Cochabamba (Bolivia), y fue integrada por Atlanta (Argentina), Unión Española (Chile), Municipal (Perú), Rampla Juniors (Uruguay) y Mariscal Santa Cruz. La Norte se desarrolló en Quito, Ecuador y fue constituida por el anfitrión El Nacional (Ecuador), Libertad (Paraguay) y Unión Deportiva Canarias (Venezuela). Los ganadores de cada grupo se enfrentaron entre sí en partidos de ida y vuelta.
Mariscal Santa Cruz y El Nacional llegaron a las instancias finales. En Quito el partido terminó empatado 0-0, mientras que en el de vuelta en La Paz Mariscal logró el triunfo (2-0), los dos tantos marcados por Eliseo Báez, con lo que se constituyó en el goleador del certamen con cinco dianas.

Anécdotas y algo más

A varios hizo debutar

Don Eliseo recuerda su primer época cuando dirigió a Oriente Petrolero y siente nostalgia de esos tiempos. A Campos (Jorge) lo hice debutar con 15 años en un partido en el estadio Hernando Siles de La Paz. Igualmente a otros muchachos, de los que no recuerda sus nombres.

Multifacético

Eliseo Báez fue un jugador de los que se llaman ‘completos’ ya que aparte de su especialidad como puntero derecho o izquierdo, se desempeñaba muy bien, como centrodelantero, mediocampista y también como defensa. Una vez jugó medio partido como golero en Mariscal Santa Cruz.

Mariscal Campeón
El equipo titular campeón de la Recopa estaba integrado por Juan Zimmerliz (Par.), Víctor Montoya (Arg.), Víctor Barrientos, José Jiménez (Par.) Manuel Gramajo (Arg.), Ángel Báez (Par.), Eliseo Báez (Par.), Genaro ‘Peji’ Hurtado, Remberto González, Juan Américo Díaz (Arg.) y Juan Farías (Arg.).

• Familia • Don Eliseo Báez en una foto tomada el sábado pasado, cuando festejó sus 68 años

Familia y fútbol, sus pasiones
Don Eliseo Báez Riveiro es un tipo que está arraigado a su familia y al fútbol, ya que toda su vida la ha mantenido alrededor de ésas sus dos máximas pasiones.
En la foto que ilustra la nota se observa a la familia en pleno. De izquierda a derecha, parados: Martha (nuera) Eliseo, Ilse y Aldo (yerno). Sentados don Eliseo y doña Blanca con sus nietos Yrasema, Cristian, Yeruti y Enzo. “No hubiera podido conseguir los lauros sin su apoyo”, dice con orgullo don Eliseo.
Actualmente, ya jubilado de la Asociación Nacional de Navegación y Puertos, continúa ligado al fútbol como director técnico de un equipo de ascenso en Asunción. “Aún tengo cuerda para rato, me gustaría volver a Bolivia como técnico”, comentó.

  • El Deber

  • 0 Comentario: