Marcelo Aguirre “Busco retribuir al hincha”

20 marzo 2008

Julio de 2006. El contrato que lo ligaba a Rosario Central de su natal Argentina había fenecido. El equipo ya se había ido a Córdoba a realizar el trabajo de pretemporada y Marcelo Aguirre no entraba en aquel plantel. La situación no lo desesperó, siguió entrenándose por su cuenta hasta que de pronto sonó el teléfono de su casa. Al otro lado de la línea estaba el zaguero cruceño Ronald Raldes, a quien había tenido de compañero y al que además respetó mucho durante el tiempo que estuvo en primera.
Sí, fue Raldes quien le habló de la chance de venir a Oriente Petrolero explicándole, además, lo que significa este club en el país. “No lo dudé, agarré mis cosas y vine”, recuerda Aguirre. Su garra, la capacidad para gambetear en velocidad y, además, para pasar al frente con opción de gol, le permitieron ganarse rápidamente el corazón del hincha. Hoy en día es uno de los referentes del plantel y por si acaso, ya comenzó los trámites para naturalizarse boliviano. ¿Agarrará Platiní el teléfono como lo hizo Raldes?

- ¿Te sorprendió que fuera Ronald quien te hablara de la chance de venir a Bolivia?
- Sí, porque hablaba poco conmigo. Ronald y los demás eran jugadores ‘grandes’, de experiencia, y los pibes que habíamos subido desde las menores le teníamos un gran respeto a todos. Entre nosotros nos jodíamos, pero con los ‘grandes’ no nos metíamos para nada.

- ¿Era la oportunidad que estabas esperando?
- En Central, muchas posibilidades de jugar no tuve, porque para ese tiempo estaban en mi puesto varios de experiencia como el ‘Chacho’ Coudet, el ‘Sapito’ Encinas, Andrés Díaz, Villagra y otros más. Pero igual, yo me entrenaba duro buscando ganarme un espacio, que no se me dio.
Luego de 10 días de estar trabajando solo, para no perder ritmo, me llamó Raldes y me habló de la posibilidad de venir a Oriente, que acá iba a tener la chance que no había tenido en Argentina. Y vine sin dudarlo.

- ¿Cuál fue la propuesta de la dirigencia de aquel entonces?
- El presidente del club era Carlos Chávez, con quien hablé directamente antes de venir. Me recibió Pablo del Granado y fue un acuerdo rápido. No conocía Santa Cruz, aunque desde el primer momento me pareció linda.

- Volvamos a Rosario Central. ¿Es el club de toda tu vida?
- Nací en Victoria, un pueblo muy cerca de Rosario, algo así como Montero respecto a Santa Cruz, y desde los 12 años me trasladé a la ciudad para incorporarme a las menores de Central. Debutar en primera con esa camiseta, fue un sueño cumplido.

- ¿Quién te manda a la cancha?

- Cuffaro Russo había asumido como entrenador y me tocó entrar en el partido frente a Lanús. ¡Ganamos 4-0! y ese mismo día no sólo debuté yo, también lo hicieron otros tres más, entre ellos Villagra. Las cosas salieron muy bien, fue un debut a todo dar, por los goles y la victoria.

- Luego te venís a Oriente, ¿qué grupo humano encontrás?

- Uno muy sincero, que desde el primer día se esforzó para hacerme sentir cómodo. Eso te da una dosis de ánimo para trabajar.

- En Bolivia comenzás contra Unión y luego viene el clásico cruceño. ¿Te fue bien?
- Mucho, porque ganamos por 4-1. En la semana se había hablado de que teníamos que ganar como sea porque en el último partido Blooming había festejado y por goleada. Por suerte, Tucho Antelo, que estaba como técnico, me incluyó de titular y pude cantar victoria.

- ¿Cuándo le marcás tu primer gol a Blooming?

- Todos los partidos frente a Blooming son inolvidables. Me acuerdo que aporté un gol en una victoria por 2-0. Fue un momento especial, por la gente, que lo disfrutó bastante en las tribunas del Tahuichi.

- El año pasado, también en un clásico, ganaron y festejaron con gallinas. ¿Por qué?
- Son momentos de locura, de querer ganarle siempre a tu rival. Eso sí, recuerdo que en ese partido yo no hice ningún gesto, ni tampoco me burlé de la hinchada rival, pero igual me sancionaron con cuatro fechas a mí, a Arana, a Castillo y a Galarza. Lo que sucedió es que alguien llevó una gallina pintada de celeste y justo se me ocurre a mí agarrar esa gallina. Me sacaron fotos y vino la sanción (se ríe).

- ¿Cómo asumiste ese castigo?
- Al comienzo no nos importaba nada, nos matábamos de risa al siguiente día porque lo único que queríamos era ganar, ya que sabíamos que la alegría no nos la iba a sacar nadie. Después vino la sanción y no quedó otra que cumplirla. Esa anécdota no la olvido.

- ¿Sentís el cariño de los hinchas de Oriente?

- Lo que siempre quise fue demostrar lo que aprendí desde chico y para lograr eso necesitaba la continuidad que me han dado acá. A los hinchas trato de retribuirles de la mejor manera el cariño que me han demostrado desde el primer partido que jugué en Oriente. Ese apoyo, que también es dirigencial, hace que uno siga esforzándose para rendir al máximo los domingos.

- ¿Por qué fue un mal 2007 (Oriente no entró al hexagonal)?

- No sé, son cosas del fútbol, porque se puede tener el mejor equipo del mundo, pero a veces las cosas no salen. Mucho depende también de cómo esté uno. Si se está bien, todo va mejor.

- Al llegar, ¿te imaginabas un torneo menos complicado, por que en tu país no se sube y baja a la altura en cada fecha?

- Al comienzo me costó bastante, pero a medida que pasó el tiempo me acostumbré. Gracias a Dios nunca me sentí mal, como se decía. A la primera ciudad con altura que salí fue a Cochabamba. No te niego que me cansé bastante, incluso más que cuando voy y juego en La Paz. En Potosí todavía no tuve la chance de entrar porque aunque sí viajé con Oriente, con Arturo García de entrenador, no fui incluido en el equipo titular. De Oruro no tengo un buen recuerdo. Allá nos clavaron el 9-2 .

- ¿El Oriente 2008 es diferente al del año pasado?

- Desde que estoy acá es la primera vez que comenzamos así, ganando y estando arriba. Se está viendo el esfuerzo que hicieron los dirigentes al traer refuerzos que le hacen bien al plantel. A eso hay que agregar que nos sirvió de mucho la pretemporada en Buenavista, porque estuvimos 15 días metidos de lleno en lo físico. Fue un sacrificio, porque además yo extrañaba a mi familia. Mi esposa había tenido que irse a Argentina porque mi hija estaba por nacer.

- ¿Y cuándo conocés a Lucila?

- Cuando retorno de la pretemporada, recibo una llamada como al segundo día de haber llegado. Me dijeron que mi beba ya había nacido. Me puse feliz y a la semana solicité un permiso de tres días para ir a conocerla y traer a mi familia. Verla por primera vez es un momento que no se me olvidará. Ser padre es algo raro (se ríe) pero muy lindo. Yo casi siempre estuve mentalizado en el fútbol, pero de pronto tengo una familia hermosa. Lucila me trajo mucha alegría.

- ¿Ya le dedicaste un gol?

- No sé si vieron mi festejo cuando le anoté a Wilstermann en la victoria por 3-1 en Cochabamba. Inflé mis cachetes, haciendo referencia a mi gordita, y de paso también a un amigo que es cachetón (se ríe). Eso sí, de aquí en adelante todos los festejos que lleguen serán para ella, para mi hija.

- ¿Qué trato les da la actual dirigencia?

- Mucho en esa parte yo no me meto, porque son temas que no me competen. Lo que sí te puedo decir es que he visto un gran entusiasmo de todos, con dirigentes que son hinchas como Keko (José Ernesto Álvarez) y Luis Gonzáles, que quieren mucho al club. Eso le hace bien a Oriente porque están haciendo un gran esfuerzo para que las cosas vayan para adelante.

- ¿Qué chance le das a Bolivia en las actuales eliminatorias?

- Bolivia se caracteriza no por ser una de las mejores de Sudamérica y es por ello que creo que se debería nomás aprovechar el tema de la altura, más allá de los problemas que hoy tiene. Desde que juego en Oriente sigo más a la selección y obviamente quiero que le vaya bien.

- ¿Ves con alguna chance de jugar para Bolivia en el futuro?

- Hablé con algunos dirigentes del club de la posibilidad que había de naturalizarme. Sé que son dos años los que tengo que estar acá y en julio ya los cumplo. Si se me da la chance, por supuesto que la aceptaría. Quiero aportar con lo poco que sé. Sería algo lindo.

- ¿Tenés algún referente?
- Admiro mucho a Lionel Messi, como jugador y como una persona que se supo reponer pese a los problemas por los que atravesó. En Newell’s no le dieron importancia y se vio obligado a irse a España. Hoy en día es uno de los mejores del mundo y juega en el Barcelona, otra potencia mundial. Lo que él hace en cancha es para seguirlo.

- ¿Con qué compañero te llevás mejor?

- Con todos, aunque uno siempre tiene afinidad con algunos. El año pasado pasaba bastante tiempo con Palavicini, Regis de Souza, Luis Gutiérrez y otros más. Al flaco Palavicini de verlo te da risa. Pero el grupo en sí es muy bueno, jodemos entre nosotros y tratamos de hacer divertida la práctica.

- ¿Qué chance le ves a Oriente en julio y a fines de año, de que se pueda alzar algún trofeo?

- Las posibilidades siempre van a estar y más aún cuando se comienza con el pie derecho, como lo hicimos nosotros. Oriente, por ser el club que es en el país, necesita levantar una copa. Eso sí, para lograrlo es necesario mucho trabajo de por medio, compromiso como grupo y como institución. Somos conscientes de que cada torneo tiene sus diferencias, pero también de que el trabajo diario es la base de todo.

Perfil

Viene de la cantera ‘Canalla’

Eduardo Marcelo Aguirre nació en Victoria, Argentina, el 25 de agosto de 1983. En el fútbol está desde chico ya que fue Rosario Central el que lo cobijó desde los 12 años. Actualmente está casado con Cinthya y tiene una pequeña de dos meses: Lucila. Su padre se llama Eduardo y su mamá Viviana. Es el hermano mayor, le siguen Luciana, Claudio, Silvina y Bruno.
Un color: “el rojo”.
Un estadio: “el Tahuichi”.
un técnico: “Emilio Máspero, me enseñó mucho en las inferiores de Central”.
Un recuerdo: “Como padre, verla a mi hija por primera vez”.
Un momento: “Mi debut en primera con Rosario Central”
Una ciudad: “Victoria, el pueblo donde nací”.


4 Comentario:

Anónimo dijo...

ORGULLO VICTORIENSE!!!!

Anónimo dijo...

marce espero q la gente de oriente sepa valorar la persona q sos y queria agradecer x la ,sencillez,humildad y x q nunca te olvidaste quien eras.tambien queria felicitarte x q te recibiste de padre y eso te hace diez veces la vida mas feliz.bueno chelo,segui asi y no cambies nunca.los exitos para oriente ya vendran.

Anónimo dijo...

MARCELO OJALA TE VAYA MUY BIEN SOY AMIGO DE TU VIEJO EN VICTORIA EL GRAN CATY AGUIRRE EXCELENTE JUGADOR DE SARMIENTO OJALA TE VAYA TAN BIEN COMO A TU VIEJO EN BOLIVIA SOY TICO MENDEZ DE VICTORIA HINHA DE GIMNASIA ESTOY ORGULLOSO DE QUE UN HIJO DE UN TRABAJADOR COMO ES TU VIEJO TRIUNFE Y NOS REPRESENTE A LOS VICTORIENSE TAN BIEN SALUD AMIGO

gaby dijo...

Chelo te deseamos muchísimos éxitos, te lo mereces por todo el esfuerzo que le has puesto a tu carrera....No cambies nunca....Estamos orgullosas de vos...beso enorme
Gaby y Agus